Close

Crónica de un fracaso anunciado:  el rechazo del Banco de Sabadell a la propuesta de su absorción por BBVA

El pasado lunes 6 de mayo de 2024 Banco de Sabadell, S.A. ponía en conocimiento de la CNMV, a los efectos de dar cumplimiento al artículo 226 de la Ley 6/2023, de 17 de marzo, de los Mercados de Valores y de los Servicios de Inversión;  una información privilegiada en la que anunciaba su “rechazo de la propuesta no solicitada, indicativa y condicional de BBVA”.

Esta información fue continuación de la comunicación de Información Privilegiada de 30 de abril de 2024 (número de registro oficial 2.227) informando de la recepción de una propuesta escrita indicativa de Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, S. A. para una fusión y consistió en una nota de prensa adjunta sobre las decisiones adoptadas por el Consejo de Administración de Banco de Sabadell con esta fecha.

Procedemos a ofrecer a los lectores de este blog algunas reflexiones por si resultan de su interés.

A) La decisión de rechazar la propuesta no solicitada, indicativa y condicional de absorción formulada por BBVA

La nota de prensa adjunta hace pública la conclusión del Consejo de que la Propuesta “no satisface el interés de Banco Sabadell y sus accionistas, y, en consecuencia, ha rechazado la Propuesta de BBVA” y añade que “el Consejo cree que esta decisión está, además, alineada con el interés de los clientes y empleados de Banco Sabadell”.

B) Las razones del rechazo

El rechazo de la propuesta no solicitada, indicativa y condicional de BBVA obedece a las razones siguientes:

a) “El Consejo considera que la Propuesta infravalora significativamente el proyecto de Banco Sabadell y sus perspectivas de crecimiento como entidad independiente”.

b) “La caída significativa y la volatilidad del precio de la acción de BBVA en los últimos días genera una incertidumbre adicional sobre el valor de la Propuesta”.

C) El asesoramiento del Consejo de Administración de Banco de Sabadell

El Consejo de Administración de Banco de Sabadell informa que ha adoptado la transcendental decisión tras haber revisado detenidamente la Propuesta, en cumplimiento de sus deberes legales de información establecidos en la LSC y en el Código de Buen Gobierno de las Sociedades Cotizadas y con la asistencia de Goldman Sachs Bank Europe SE y Morgan Stanley & Co. International Plc. como asesores financieros y Uría Menéndez Abogados, S.L.P. como asesor jurídico.

D) El futuro de Banco Sabadell como entidad independiente

El principal motivo del rechazo de la propuesta de absorción por el BBVA reside en que “el Consejo confía plenamente en la estrategia de crecimiento de Banco Sabadell y en sus objetivos financieros, y es de la opinión de que la estrategia de Banco Sabadell como entidad independiente generará un mayor valor para sus accionistas” que explicita del siguiente modo: “Como parte de su firme compromiso con la creación de valor para el accionista y respaldado por el plan de negocio de la entidad y la sólida generación de capital, el Consejo reitera su compromiso de distribuir a los accionistas, de manera recurrente, cualquier exceso de capital por encima del 13% de la ratio CET1 pro forma Basilea IV. Se estima que el exceso de capital que se generará en 2024 y 2025, junto con los dividendos recurrentes de este período de acuerdo con un cumplimiento satisfactorio del plan de negocio actual está previsto que sea de 2,4 miles de millones de euros. Parte de ello puede estar sujeto a la aprobación del supervisor”.

Encontramos una prueba inmediata de esta singladura independiente en la otra información relevante remitida a la CNMV por Banco Sabadell y datada en Alicante, a 7 de mayo de 2024 que dice: Como continuación de la comunicación de la Información Privilegiada de 25 de abril de 2024 (número de registro oficial 2203), relativa al programa de recompra de acciones propias (el “Programa de Recompra”), aprobado por el Consejo de Administración de Banco Sabadell, de conformidad con lo previsto en el artículo 5 del Reglamento (UE) nº596/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de abril de 2014 sobre el abuso de mercado (MAR), y en los artículos 2.2 y 2.3 del Reglamento Delegado (UE) nº 2016/1052 de la Comisión de 8 de marzo de 2016, Banco Sabadell informa de que ha realizado las siguientes operaciones sobre acciones propias entre los días 29 de abril y 3 de mayo de 2024 (ambos incluidos): (…)”.

E) Crónica de un fracaso anunciado, fruto de una operación estratégicamente insólita

Dábamos comienzo a la entrada del este blog del pasado lunes día 6 de los corrientes titulada “Primeros pasos para la eventual absorción del Banco de Sabadell por BBVA. Una operación estratégicamente insólita” destacando lo siguiente: “La primera característica que nos llama la atención, como estudiosos de este tipo de operaciones,  es el planteamiento estratégico del todo peculiar en este tipo de operaciones de concentración de empresas. Y este carácter insólito obedece a la presentación pública de la operación de forma unilateral por la que pretende ser sociedad absorbente (BBVA) sin el acuerdo previo del consejo de administración de la sociedad que pretende ser absorbida (Banco de Sabadell). Esta forma de presentación al mercado ha tenido, según veremos, sus consecuencias en forma del reflejo asimétrico en las cotizaciones de ambos bancos. En efecto, la operación se ha publicitado de una manera más propia de las operaciones de toma de control mediante OPAS como procedimientos plebiscitarios, con una carta de intenciones del Consejo de la sociedad absorbente dirigida al Consejo de la sociedad absorbida, sin tener garantizado el carácter amistoso, a la vista de la opinión neutral manifestada por este último Consejo. Se trata de un enfoque estratégico insólito en las fusiones de sociedades cotizadas que, como procesos aristocráticos que son, se suelen publicitar con el anuncio de un proyecto común de fusión suscrito por los Consejos de Administración de los dos bancos implicados”.

Cuarenta y ocho horas después, el pronóstico de fracaso implícito se ha hecho realidad sin que pretendamos asumir un papel de pitonisos porque:

a) En general, un conocimiento somero de este tipo de operaciones anunciaba que estábamos ante un anuncio insólito en el mercado societario nacional e internacional (para no cansar la atención de nuestros lectores ni insultar su inteligencia, nos remitimos a nuestra monografía “Fusiones y OPAs transfronterizas”, 1ª Edición, Editorial Thomson Aranzadi, Cizur Menor (2007), 240 pp. ISBN: 978-84-8355-326-8).

b) En particular, en la entrada de este blog del pasado lunes día 6 de los corrientes ya dábamos cuenta de la gélida recepción de la propuesta de absorción de BBVA en la información privilegiada comunicada por el Consejo de Administración de Banco Sabadell y suscrita por su Secretario General, Gonzalo Barettino Coloma, en Alicante, a 30 de abril de 2024 que se limitaba a decir que el Consejo de Administración de Banco Sabadell “confirma que ha recibido a las 13:43 horas del día de hoy una propuesta escrita indicativa de Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, S. A. para una fusión y analizará adecuadamente todos los aspectos de la propuesta”. Añadimos que no cabía ignorar la incertidumbre que este pronunciamiento neutral arroja sobre la operación porque no se trata ya de la falta de un proyecto común de fusión, sino de la ausencia de un pronunciamiento favorable a la propuesta, siquiera indiciariamente. 

F) Causas y consecuencias del fracaso de la propuesta de absorción

Nos tememos que debemos recordar lo evidente y es que la normativa de las modificaciones estructurales de sociedades mercantiles incorporada en el Real Decreto-ley 5/2023, de 28 de junio parte de la base de que los procesos de fusión, tanto mediante absorción como era el caso, como por medio de la creación de una nueva sociedad,  nacen de un consenso entre los administradores de las sociedades afectadas como así de deduce de lo dispuesto en el artículo 39 cuando, refiriéndose al proyecto común de fusión dice: “1. Los administradores de cada una de las sociedades que participen en la fusión habrán de redactar y suscribir un proyecto común de fusión. Si falta la firma de alguno de ellos, se señalará al final del proyecto, con indicación de la causa. 2. Una vez suscrito el proyecto común de fusión, los administradores de las sociedades que se fusionen se abstendrán de realizar cualquier clase de acto o de concluir cualquier contrato que pudiera comprometer la aprobación del proyecto o modificar sustancialmente la relación de canje de las acciones, participaciones o cuotas. 3. El proyecto de fusión quedará sin efecto si no hubiera sido aprobado por las juntas de socios de todas las sociedades que participen en la fusión dentro de los seis meses siguientes a su fecha”.

Ahora llega el momento de valorar las consecuencias de este paradigma del fracaso en el mercado bancario europeo en forma de daños cuantiosos a los accionistas de BBVA por un doble concepto del descenso de la cotización de sus acciones y del daño reputacional, porque no olvidemos que la prensa del pasado miércoles 1 de mayo de 2024 ofrecía el siguiente titular: “El BBVA quiere retomar la fusión con el Banco Sabadell que fracasó a finales de 2020. ‌ ͏‌El BBVA vuelve a la carga por un Sabadell cuatro veces más caro y con poco interés en la fusión”.

G) Pregunta final: ¿Se transformará el intento insólito de absorción amistosa del Banco Sabadell por BBVA en una OPA hostil de este último sobre el primero?

Dado que el BBVA es uno de los principales bancos de España, de Europa y del Mundo; debemos asumir como hipótesis de trabajo la racionalidad económica de su conducta que, en este caso, nos debe conducir a la presunción de que su carta de intenciones de 1 de mayo de 2024 a la que nos referimos en la entrada previa de este blog estaba respaldada por un plan estratégico de adquisición del control del Banco Sabadell que debería contemplar la financiación correspondiente para la hipótesis, perfectamente previsible, de que la propuesta inicial de absorción fracase, como así ha sucedido. Siendo esto así, nos parece que, vistas las circunstancias,  el camino alternativo sería la formulación de una OPA hostil que acudiera al procedimiento plebiscitario propio de estas operaciones apelando directamente al accionariado del Banco Sabadell al que debería ofrecer unas prima de control adecuada para incentivar