Close

GRIFOLS. El comunicado “periodístico” de la CNMV de 23 de marzo de 2024: Una interferencia insólita en la libertad de prensa

El pasado 23 de marzo de 2024 la CNMV publicó una comunicación titulada La CNMV desmiente informaciones sobre investigaciones adicionales en relación con GRIFOLS que nos ha parecido -a nuestro modesto entender- del todo insólita, cuyas motivaciones no alcanzamos a comprender y que resulta difícilmente compatible con la libertad de prensa y, por ende, con el artículo 20 de nuestra Constitución. Procedemos en consecuencia, reiterado el máximo respeto que profesamos hacia la institución de la CNMV como entidad vital para nuestros mercados financieros y el aprecio personal que profesamos hacia la Casa en la que hace ya bastantes años prestamos nuestros modestos servicios como letrado.

El comunicado “periodístico” de la CNMV de 23 de marzo de 2024

El texto de la peculiar Comunicación es el siguiente: “El diario El Economista publica hoy en cuatro secciones distintas (Portada, página 10, editorial y protagonistas) que la CNMV está analizando o investigando un posible “lucro ilícito” de la “familia Grifols” en relación a sus relaciones con la compañía cotizada Grifols S.A., que “la CNMV pedirá más explicaciones por los vínculos con la familia” y que “analizará las relaciones entre la compañía y el vehículo inversor de la familia fundadora Scranton, por si fueran constitutivas de sanción”. La CNMV desmiente, como hizo ayer en contacto directo con dicho medio, esas informaciones. Es falso que la CNMV esté realizando actualmente o tenga previsto iniciar investigaciones adicionales sobre un posible lucro ilícito de la familia Grifols o sobre relaciones entre la compañía y Scranton. Las deficiencias señaladas por la CNMV son las que se detallan en la comunicación enviada a la compañía con fecha 21 de marzo y publicada por la compañía ese mismo día. En dicha comunicación, se abordan las conclusiones de la CNMV sobre esta materia, en particular, sobre si las transacciones con partes vinculadas (accionistas de Grifols) se realizaron en condiciones de mercado. En las conclusiones de la comunicación no se incluye referencia alguna a deficiencias detectadas en los términos económicos y los precios de dichas transacciones”.

Una interferencia insólita en la libertad de prensa

Debemos comenzar por manifestar que nos parece cierto que el Escrito de conclusiones de la CNMV publicado por GRIFOLS el pasado 21 de marzo a instancias de la propia CNMV conforme al artículo 226 de la Ley 6/2023, de 17 de marzo, de los Mercados de Valores y de los Servicios de Inversión como información privilegiada (el lector interesado en profundizar en el contenido de aquel Escrito de la CNM puede consultar la entrada publicada en el día de ayer en este mismo blog sobre “GRIFOLS. Los comunicados de la CNMV y de la propia Compañía del pasado 21 de marzo. ¿La imagen infiel de su patrimonio y sus resultados?”) no ampara el tenor literal de la noticia periodística.

Sin perjuicio de lo anterior, el Comunicado de la CNMV del pasado 23 de marzo nos suscita dudas en dos sentidos:

a) Primero, nos parece que pudiera interpretarse como una interferencia en la libertad de prensa por cuanto desconocemos si el medio tenía otras fuentes para aventurar la noticia publicada. En este sentido, nunca está de más recordar que el artículo 20 de nuestra Constitución reconoce y protege -hasta la fecha, que nos conste- los derechos: “a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. c) A la libertad de cátedra. d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa”.

b) Segundo, nos parece insólita y no alcanzamos a comprender los motivos de dicha interferencia en la libertad de prensa por cuanto estamos persuadidos de que la legislación vigente contempla remedios suficientes a disposición de la Compañía y de las personas físicas afectadas para remediar las eventuales carencias en la veracidad de la información publicada, sin necesidad de que la CNMV tenga que interferir en los eventuales conflictos de información.