Close

El marido cotilla:  un caso pintoresco de “insider trading” en Texas

El pasado 23 de febrero, la prensa internacional nos regalaba una pequeña novela ejemplar de abuso de información privilegiada que nos parece deliciosa en su trama (porque reúne ingredientes propios de la prensa rosa con los típicos de la regulación financiera) y extremadamente interesante en sus consecuencias; motivos por los que damos cuenta sintética a los lectores de este blog.

A) La trama del caso

Según acabamos de señalar, la prensa internacional del pasado 23 de febrero nos regalaba una noticia que resume en sí misma una pequeña novela ejemplar de abuso de información privilegiada bajo el siguiente titular: “La SEC demanda al marido que ganó 2 millones fisgoneando en un acuerdo con BP. Un hombre de Texas ganó casi 2 millones de dólares comerciando ilegalmente con las conversaciones de su mujer con sus compañeros de BP Plc, según la SEC” (“Husband Who Made $2 Million Snoopingon BP Deal Sued by SEC. A Texas man made almost $2 million by illegally trading on his wife’s conversations with her BP Plc colleagues, according to the US Securities and Exchange Commission”, By Austin Weinstein, Securities Law, Feb. 23, 2024, 6:58 PM GMT+1, https://news.bloomberglaw.com/securities-law/husband-eavesdropping-on-wifes-work-gets-insider-trading-charge).

La trama del caso se desarrolló del modo siguiente:

a) Durante meses, Tyler Loudon -el marido fisgón o cotilla- compró acciones de TravelCenters of America Inc,, con cargo a sus cuentas de corretaje y de jubilación. 

b) En febrero de 2023, cuando BP anunció que iba a comprar TravelCenters of America con una prima del 74%, Loudon obtuvo un beneficio de 1,76 millones de dólares. Adviértase que la compra por parte de BP de TravelCenters of America Inc. por unos 1.300 millones de dólares dio a la petrolera británica acceso a gran una red de gasolineras con 281 establecimientos en 44 Estados de los EEUU.

c) En ese periodo, su esposa trabajaba, casualmente, en el acuerdo de compra por parte de BP de TravelCenters of America como gerente de fusiones y adquisiciones de BP, sin estar al tanto de las andanzas de su esposo.

d) Según las demandas de la SEC y de los fiscales de Texas, Tyler tuvo la idea de comprar TravelCenters después de enterarse de la posible operación por su mujer, que estaba trabajando en el negocio en un despacho de su casa, a seis metros de distancia.

e) Según la SEC, las escuchas de Loudon se extendieron al extranjero porque, mientras el feliz matrimonio estaba de viaje en Roma;  Loudon tuvo un arranque de romanticismo y se sentó muy cerca de su esposa mientras ella trabajaba en el acuerdo TravelCenters desde un pequeño apartamento alquilado.

f) Cuando acabó confesándoselo, ella tuvo una reacción un tanto virulenta porque se mudó de casa, solicitó el divorcio e informó de sus operaciones a BP, que la despidió a pesar de no encontrar pruebas de que hubiera filtrado la operación a sabiendas, según la SEC.

g) Como parte de su acuerdo final alcanzado con la SEC y la fiscalía, Loudon mostró una conducta ejemplar porque aceptó renunciar al dinero que ganó con las transacciones, pagar una multa y que se le prohibiera ejercer como ejecutivo en una empresa pública, sin negar las acusaciones de la SEC.

B) Lo ejemplar de la historia: los casos de insider trading en base a escuchas de parejas que trabajaron desde casa en época del COVID

Desde que comenzó la era del trabajo desde casa, al inicio de la pandemia de Covid-19, la SEC ha presentado múltiples casos de información privilegiada relacionada con información escuchada o vista mientras se trabajaba desde casa con otra persona cercana.

Calificamos de ejemplar esta historia porque este caso sobre escuchas de parejas que trabajan desde casa nos muestra algunas implicaciones en el insider trading de aspectos interesantes que pudieran pasar inadvertidos como son:

a) La influencia colateral que tuvo la pandemia del COVID; aunque el cambio de estructura y funcionamiento del mercado de trabajo que la desgraciada pandemia ha traído, con la implantación del trabajo remoto desde el hogar familiar, permiten vaticinar un efecto prolongado en forma de abusos de información privilegiada “domésticos”.

b) La cercanía física del trabajo remoto en el hogar familiar.

c) Las relaciones conyugales en tiempo de paz (el matrimonio feliz) y en tiempo de guerra (el divorcio).

d) El turismo familiar, etc. 

C) Enseñanzas desde la regulación europea de la represión del abuso de información privilegiada

En la entrada de este mismo blog del pasado 18 de enero sobre el “Abuso del mercado de valores: información privilegiaday dentro de la serie de entradas dedicadas a ofrecer a nuestros lectores una exposición -como siempre, sintética, actualizada y, a ser posible, clara- de la regulación del abuso de mercado en Europa y en España; nos referíamos, en especial, a la amplitud de la prohibición de realizar operaciones con información privilegiada utilizando la metáfora de decir que el Reglamento europeo sobre el abuso de mercado quiere que cualquier persona que posea información privilegiada permanezca “quieta y callada”. En concreto, decíamos que la quietud de la conducta del “insider” se establece en el artículo 8 que, habida cuenta del carácter esencialmente dinámico del mercado de valores, distingue dos tipos de operaciones con información privilegiada -las decisiones iniciales de comprar o vender valores y sus modificaciones- que están prohibidas por referencia a dos tipos de conductas con un factor común que consiste en la amplitud de la prohibición que alcanza a la actuación de “insider” por cuenta propia o de terceros, directa o indirectamente.

Si aplicamos estas nociones del Reglamento europeo sobre el abuso de mercado al caso del insider trading en Texas, podemos deducir:

a) Que la conducta del marido fisgón o cotilla de Texas encajaría en la prohibición de abuso de información privilegiada porque quien dispone de ella no debe utilizarla para adquirir, transmitir o ceder, por cuenta propia o de terceros, directa o indirectamente, los instrumentos financieros a los que se refiere esa información.

b) Que la conducta de su esposa fisgoneada o cotilleada no resultaría punible porque le faltaría el presupuesto de la actuación operativa o informativa con información privilegiada y, en todo caso, le faltaría el requisito psicológico esencial de la consciencia del carácter privilegiado de la información que afecta tanto al “insider”, porque la prohibición se aplicará a toda persona que sepa o deba saber que se trata de información privilegiada (art.8.4); como a la persona “recomendada” o “inducida” a quien se considerará infractora siempre que sepa o debiera saber que las recomendaciones o inducciones del “insider” se basan en información privilegiada (art.8.3).

Queremos completar la moraleja diciendo que, en España, nos parece que el marido fisgón sería reo del delito tipificado en el artículo 285 de nuestro Código Penal que dice: “1. Quien de forma directa o indirecta o por persona interpuesta realizare actos de adquisición, transmisión o cesión de un instrumento financiero, o de cancelación o modificación de una orden relativa a un instrumento financiero, utilizando información privilegiada a la que hubiera tenido acceso reservado en los términos del apartado 4, o recomendare a un tercero el uso de dicha información privilegiada para alguno de esos actos, será castigado con la pena de prisión de seis meses a seis años, multa de dos a cinco años, o del tanto al triplo del beneficio obtenido o favorecido o de los perjuicios evitados si la cantidad resultante fuese más elevada, e inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión o actividad de dos a cinco años, siempre que concurra alguna de las siguientes circunstancias: a) que, como consecuencia de su conducta obtuviera, para sí o para tercero, un beneficio superior a quinientos mil euros o causara un perjuicio de idéntica cantidad; b) que el valor de los instrumentos financieros empleados fuera superior a dos millones de euros; c) que se causara un grave impacto en la integridad del mercado”. Recordemos que la noticia dice que La SEC demanda al marido que ganó 2 millones fisgoneando en un acuerdo con BP

Y, en caso de no ser imputado por el delito señalado, podría ser deudor de las responsabilidades administrativas conforme  al artículo 297 de la LMVSI quetipifica las “infracciones relativas al incumplimiento de las obligaciones del Reglamento (UE) n.º 596/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de abril de 2014, sobre el abuso de mercado y por el que se derogan la Directiva 2003/6/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, y las Directivas 2003/124/CE, 2003/125/CE y 2004/72/CE de la Comisión” y al artículo 318 de la misma LMVSI que establece el “régimen aplicable a los incumplimientos del Reglamento (UE) n.º 596/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de abril de 2014, sobre el abuso de mercado y por el que se derogan la Directiva 2003/6/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, y las Directivas 2003/124/CE, 2003/125/CE y 2004/72/CE de la Comisión”.