Close

La Proposición de Ley para una correcta imposición de los beneficios caídos del cielo de la gran banca: Una iniciativa parlamentaria muy graciosa y ocurrente

Este es un blog dedicado a la regulación financiera que se esfuerza en ofrecer a sus lectores una exposición de las novedades recientes que les pueden interesar con la seriedad y el rigor que la materia requiere. Sin embargo, la deriva que sigue la actividad parlamentaria de nuestras Cortes Generales dificulta esta labor hasta hacerla incompatible con la propia de un Estado miembro de la UE, como es -por ahora- el Reino de España. Y esto es lo que nos ocurre con la Proposición de Ley en materia bancaria de la que pasamos a dar cuenta que se identifica con una referencia misteriosa climático-galáctica a los beneficios caídos del cielo de la gran banca que, en su imprecisión, no nos resistimos a comentar.

El BOCG del pasado 23 de febrero de 2024 (Congreso de los Diputados, XV Legislatura, Serie B: Proposiciones de Ley,  23 de febrero de 2024, Núm. 65-1 Pág. 1 y ss.) se publicó la Proposición de Ley para una correcta imposición de los beneficios caídos del cielo de la gran banca presentada por el Grupo Parlamentario Mixto (122/000055), con la firma de su Portavoz adjunta, Ione Belarra Urteaga, integrante de Podemos.

A) Los principios inspiradores de la Proposición de Ley progresista

La Exposición de motivos de la singular Proposición de Ley que comentamos es pródiga en obviedades sesgadas que muestran una ignorancia paladina del mercado bancario y de su regulación en Europa. Veamos algunas perlas escogidas:

Se hace una referencia inicial a la circunstancia de que “en España, el sector financiero se encuentra mayormente privatizado, con una falta de entidades de carácter público que puedan competir en la remuneración de depósitos y concesión de crédito. Aún más importante, existe una concentración de mercado muy elevada. Si en 2008 los cinco mayores bancos controlaban el 42 % de la cuota de mercado, está alcanza un 69,3 % en 2021”.

El anhelo implícito por una nacionalización bancaria -que tan excelentes resultados ha dado en la Economía mundial- se ve, de inmediato, complementada por otra que descubre un dato por completo desconocido para los estudiosos del mercado bancario y consiste en que “parte de la razón de esta concentración fue el rescate bancario realizado tras la crisis económica de 2008. La crisis financiera del año 2008 supuso la inyección masiva de dinero público en la banca española para poder sanear sus cuentas y evitar así la quiebra masiva del sistema financiero español”.

Llegados a este punto, la Exposición de motivos de la singular Proposición de Ley sale de viaje por la UE para revelarnos otro dato original cuando dice: “Como indican los informes las opiniones (sic.) CON/2023/9 y CON/2023/26 del Banco Central Europeo sobre la imposición de un impuesto extraordinario a la banca de Italia y Lituania, las operaciones de las políticas monetarias tienen siempre implicaciones distributivas, con efectos sobre los ingresos y beneficios de las instituciones de crédito”.

Y, una vez pertrechada con bases conceptuales sólidas, la Exposición de motivos de la singular Proposición de Ley entra en materia al constatar que “los cinco bancos más grandes han pasado de ganar unos 15.100 millones de euros en 2021, a unos 20.000 millones en 2022, a 26.000 millones en 2023” al igual que destaca que existen varias razones de esta subida de beneficios, pero una buena parte de ellas no se corresponden a una contribución de la banca a una mejora del tejido productivo ni en la inversión de este”; entrando de inmediato a expresar pormenorizadamente esa buena parte de razones de la subida de beneficios de que les convierte en parasitarios.

La Exposición de motivos de la singular Proposición de Ley sigue cargándose de razones para lo que está por venir cuando nos descubre que “el Banco Central Europeo eliminó la remuneración a todas las reservas obligatorias mínimas (…) En respuesta a la transferencia masiva de fondos del Banco Central Europeo a las cuentas de beneficios de la banca, en 2023”. Relación de causalidad un tanto sesgada.

Y, con una prosa manifiestamente mejorable, la Exposición de motivos de la singular Proposición de Ley acaba concluyendo: “Delante (sic.) los actuales problemas redistributivos que genera la excesiva remuneración de los depósitos bancarios, la falta de remuneración de los depósitos de pequeños ahorradores, y los resultantes márgenes elevados en intereses y comisiones de los grandes bancos de España, la presente proposición de ley tiene como objetivo, redistribuir los beneficios extraordinarios de la banca para redirigir los recursos públicos a la economía real, incluyendo un fondo para la construcción de vivienda pública en alquiler, sobre todo zonas tensionadas y para el alivio hipotecario a familias vulnerables que se enfrentan a problemas para poder pagar su hipoteca”.

B) Objetivos de política legislativa progresista

Y pasamos de las musas al teatro cuando vemos que la singular Proposición de Ley tiene dos ejes cardinales que son:

a) La duplicación del gravamen temporal de entidades de crédito

En este sentido, la inefable Exposición de motivos de la singular Proposición de Ley nos anuncia: “Para ello, en primer lugar se duplica el gravamen temporal de entidades de crédito recogido en la Ley 38/2022, de 27 de diciembre, para el establecimiento de gravámenes temporales energético y de entidades de crédito y establecimientos financieros de crédito y por la que se crea el impuesto temporal de solidaridad de las grandes fortunas. Igualmente, se complementa este gravamen y siguiendo la práctica realizada por países como Italia y Lituania, para 2024 y 2025 se establece un impuesto del 75 % sobre los márgenes de intereses y comisiones que se sitúen por encima del margen de 2022. De esta forma, el impuesto tiene como objetivo recaudar los fondos extraordinarios obtenidos por los bancos por el aumento de tipos desde el segundo trimestre de 2022. El impuesto cumple los objetivos de efectividad y capacidad de pago, pues es fácil de recaudar dada la información ya existente y la aplicación del impuesto en el año 2023, y no es confiscatorio en tanto que solo grava los márgenes excesivos y temporales más allá de lo que se había obtenido en la actividad en años anteriores”.

b) La afectación tributaria finalista de los recursos obtenidos de los gravámenes temporales a un fondo extraordinario para la construcción de vivienda pública

En este sentido, la inefable Exposición de motivos de la singular Proposición de Ley nos sigue anunciando: “Segundo, los recursos obtenidos de los gravámenes temporales contenidos en esta ley y en la ley 38/2022, se dedicarán a un fondo extraordinario para la construcción de vivienda pública en régimen de alquiler social temporal y de emergencia en zonas tensionadas, según lo establecido en la ley 12/2023, para aquellas personas vulnerables en lista de espera para el acceso a una vivienda de protección oficial”.

C) Texto mono-articulado de la singular Proposición de Ley

Sin que la limitada extensión de una entrada de blog nos permita un análisis en profundidad del texto mono-articulado de la singular Proposición de Ley; queremos dejar constancia de que ambos objetivos de política legislativa progresista se reflejan en el artículo 1 dedicado a la “Creación de un gravamen temporal a márgenes extraordinarios respecto al primer trimestre de 2022 y creación de un fondo extraordinario para construcción de vivienda pública de emergencia”.

D) Reflexiones finales: el contexto inadecuado y el insulto implícito a los miles de empleadas/os/es bancarios  

Queremos compartir con los lectores de este blog dos reflexiones finales:

a) La primera es que esta Proposición de Ley nace en un contexto inadecuado al olvidar que España es un Estado miembro de la UE cuyo mercado bancario vive íntimamente interconectado con los de otros países europeos y con el mercado financiero internacional de tal modo que, aun cuando presumiéramos la buena voluntad: la Proposición de Ley parece estar inspirada no solo en los planes quinquenales propios de la extinta URSS que tan buenos frutos produjeron, sino incluso en las iniciativas legislativas de la Albania autocrática.

b) La segunda es que la ocurrente alusión a los beneficios caídos del cielo nos parece que implica un insulto a los miles de empleadas/os/es bancarios que trabajan diariamente en las nubes, a juicio del Grupo Mixto.