Close

El precio de la imprudencia: El coste de un conflicto diplomático innecesario e inoportuno

Durante estos últimos días, los medios de comunicación nacionales e internacionales vienen dando cuenta de la generación -a nuestro modesto entender, innecesaria e inoportuna- por parte de los Presidentes saliente y entrante -ambos rotatorios- de la UE, de un grave conflicto diplomático de cuyas consecuencias económicas pasamos a dar cuenta.

En particular, la indignación del Estado agredido por las criticas públicamente manifestadas por ambos políticos al tiempo que las felicitaciones del grupo terrorista agresor al Presidente de la UE rotatorio y saliente conforman un escenario de una gravedad insólita en las relaciones internacionales que ya tiene y tendrá en un futuro inmediato consecuencias perjudiciales para la UE en el ámbito de los mercados financieros internacionales. En esta entrada procedemos a ofrecer una síntesis telegráfica de las que vislumbramos.

Debemos recordar a nuestros lectores que con esta entrada seguimos cuadrando el balance financiero de la infamia del Reino de España que venimos realizando -con trabajo y con pena- en los últimos días siguiendo el ignominioso proceso político al que venimos asistiendo -asombrados- la mayor parte de los ciudadanos españoles. Por lo tanto, esta entrada sigue el sendero triste de las tres anteriores sobre “el precio de la desigualdad” y “el precio de la balkanización” y “el precio del descrédito”.

Dos presupuestos; la confianza y el riesgo en los mercados financieros internacionales

Vayan por delante dos ideas elementales e imprescindibles para el adecuado enfoque -regulatorio y financiero-de la cuestión:

a) La primera consiste en que los mercados financieros internacionales se asientan sobre un factor tan sutil y difícil de verificar -tanto en lo que se refiere a su existencia como en lo relativo a su pérdida (como nos parece que es el caso)- como es la confianza o el crédito. Advierta el lector que el DRAE define la confianza -en su primera acepción. Como “esperanza firme que se tiene de alguien o algo” y el crédito como “la cantidad de dinero, o cosa equivalente, que alguien debe a una persona o entidad, y que el acreedor tiene derecho de exigir y cobrar”, como “reputación, fama, autoridad” y –esta es la acepción que nos parece financieramente más relevante- como “opinión que goza alguien de que cumplirá puntualmente los compromisos que contraiga”.

b) La segunda radica en que las consecuencias que para la Economía de la UE pueda tener este conflicto diplomático -en nuestra opinión, grave, innecesario e inoportuno- en el ámbito de los mercados financieros internacionales únicamente puede valorarse, a la fecha, en términos de riesgo; esto es, de probabilidad de que acaezcan siniestros o incidentes dañinos para la financiación de la UE. Advertimos a nuestros lectores que este enfoque de riesgo domina los mecanismos regulatorios vigentes en la UE en el ámbito financiero (p.ej. DORA) y en general (p.ej. en la IA).

El incidente diplomático: un error en tres actos

La lectura apresurada de los titulares de la prensa nacional (ABC, El Diario.es, El Mundo) nos permite periodificar el incidente diplomático en tres fases o momentos sucesivos y cualitativamente diversos:

a) La primera fase: La visita, las declaraciones y la reacción

Podemos resumir esta primera fase reproduciendo los siguientes titulares que se hacen eco de las dos posiciones: “Sánchez abre una crisis con Israel en el momento más crítico del conflicto. Exteriores tacha las acusaciones de Tel Aviv de «falsas, fuera de lugar e inaceptables». “Israel acusa a Sánchez “de apoyar el terrorismo” con sus “falsas afirmaciones” sobre la ofensiva en Gaza. El ministro de Exteriores israelí convoca a los embajadores de España y Bélgica tras el viaje de Sánchez y De Croo a Oriente Medio. El Gobierno de Netanyahu se revuelve contra las críticas y asegura que está cumpliendo con el derecho humanitario pese al asedio a Gaza, que suma miles de muertos inocentes, mientras el ministro español de Exteriores califica sus acusaciones de “falsas e inaceptables

b) La segunda fase: La felicitación incómoda

Resumimos también esta segunda fase acudiendo a los siguientes titulares que nos limitamos a reproducir y se hacen eco cumplido de la incómoda gratitud: “Hamas agradece la «postura clara y audaz» de Sánchez sobre la guerra en Gaza, El agradecimiento del grupo yihadista a las palabras de Sánchez aumentan el malestar del ministerio de Exteriores Israel. “Hamás elogia la «postura clara y audaz» de Sánchez sobre Gaza y Feijóo le acusa de ir a Israel a «sembrar la discordia» Un comunicado del grupo terrorista alaba las declaraciones de los líderes español y belga y el ministro israelí de Exteriores lo califica de «vergüenza»”.

c) La tercera fase: la contumacia en el error

Esta mañana, cuando en nuestra inocencia, pensábamos que, ante la frustrada Cumbre de Barcelona, se recuperaría la prudencia; nos encontramos con noticias de prensa (ABC) que dicen: “Sánchez mantiene el pulso con Israel en un mitin de autoafirmación con Zapatero: Nueve mil militantes llegaron ayer hasta Ifema en Madrid para un gran mitin de culto socialista a las figuras de Pedro Sánchez y José Luis Rodríguez Zapatero. La comunión entre ambos fue total y se manifestó en los dos temas centrales del mitin: la amnistía y las críticas a Israel. Sánchez volvió a acusar a Israel de «matanza indiscriminada de civiles» en Gaza y pidió al PP que apoyara su posición, envolviéndola en el respeto a los derechos humanos. El presidente insistió en profundizar en el conflicto diplomático que provocó el viernes con Israel y que le ha valido la felicitación del grupo terrorista Hamás”.

Los riesgos para la financiación del Reino de España y de la UE

Conviene comenzar constatando que, en 2022, el 31,9% de los bienes importados por Israel provenían de la UE, que a su vez recibió el 25,6% de las exportaciones israelíes. A su vez, Israel es el 25.º socio comercial de la Unión Europea, representando el 0,8% del comercio total de bienes de la Unión en 2022.

En concreto, la página web de la Comisión Europea dice, respecto de las “Relaciones comerciales de la UE con Israel. Hechos, cifras y últimas novedades lo siguiente:  “Temas comerciales. Negociaciones y acuerdos. Política comercial. La base jurídica de las relaciones comerciales de la UE con Israel es el Acuerdo de Asociación UE-Israel, que entró en vigor en junio de 2000. El Acuerdo tiene por objeto proporcionar un marco jurídico e institucional adecuado para el diálogo político y la cooperación económica entre la UE e Israel. Panorama comercial. Israel es el 25º socio comercial de la UE y representa el 0,8% del comercio total de mercancías de la UE en 2022. También figura entre los principales socios comerciales de la UE en la zona mediterránea. La UE es el mayor socio comercial de Israel, con un 28,8% de su comercio de mercancías en 2022. El 31,9% de las importaciones de Israel procedieron de la UE, y el 25,6% de las exportaciones del país se dirigieron a la UE. El comercio total de mercancías entre la UE e Israel en 2022 ascendió a 46.800 millones de euros. Las importaciones de la UE procedentes de Israel ascendieron a 17.500 millones de euros y estuvieron encabezadas por maquinaria y equipos de transporte (7.600 millones de euros, 43,5%), productos químicos (3.500 millones de euros, 20,1%) y otros productos manufacturados (1.900 millones de euros, 11,1%). Las exportaciones de la UE a Israel ascendieron a 12.200 millones de euros y estuvieron dominadas por maquinaria y equipos de transporte (12.300 millones, 41,9%), productos químicos (5.100 millones, 17,6%) y otros productos manufacturados (3.500 millones, 12,1%). El comercio bilateral de servicios entre la UE e Israel ascendió a 16.700 millones de euros en 2021. Las importaciones de servicios de la UE representaron 6 900 millones de euros, mientras que las exportaciones supusieron 9 800 millones de euros”.

Por su parte, la página web del Ministerio de Industria; Comercio y Turismo del Gobierno de España, dentro del apartado dedicado a la “Política comercial de la UE” y al “Marco general de las relaciones UE-Norte de África” dice: “A nivel comercial los avances han sido importantes habiendo entrado en vigor Acuerdos de Asociación con Argelia, Egipto, Jordania, Israel, Líbano, Marruecos, Autoridad Palestina y Túnez. Estos Acuerdos de Asociación contienen un pilar comercial que establece un régimen preferencial recíproco y asimétrico a favor de los socios mediterráneos de la UE (…) Israel: La base jurídica de las relaciones comerciales de la UE con Israel es el Acuerdo de Asociación UE-Israel, que entró en vigor en junio de 2000, y que establece la creación progresiva de una zona de libre comercio entre ambos socios. El objetivo de este acuerdo es proporcionar un marco apropiado para el diálogo político y la cooperación económica entre la UE e Israel”.

Debemos recordar que, junto a estos datos comerciales cuantitativos; a ningún observador de los mercados financieros internacionales se le puede un dato esencialmente cualitativo cual es la importancia decisiva del capital israelí en los mercados financieros internacionales tanto en forma de financiaciones e inversiones globales directas como a través de los EEUU. Conviene fijar cuidadosamente este dato en nuestra memoria cuando calculemos los riesgos de financiación internacional tanto de la UE en su conjunto como, especialmente, del Reino de España.

Conclusión: los riesgos económicos evidentes de una actuación diplomática imprudente

La imprudencia suele preceder a la calamidad”

Apiano

Historiador griego

Año 477 d.C.

Dado que nos parece que tanto los datos de las relaciones comerciales entre la UE y el Estado de Israel como la importancia decisiva del capital israelí en los mercados financieros internacionales que acabamos de transcribir -que recordemos proceden de las páginas web oficiales de la Comisión Europea  y del Ministerio de Industria; Comercio y Turismo del Gobierno de España- son literosuficientes para que cualquier observador objetivo pueda inferir los riesgos económicos generados por el grave conflicto diplomático causado -insistimos que a nuestro modesto entender, de manera innecesaria e inoportuna- por parte de los Presidentes saliente y entrante -ambos rotatorios- de la UE y dado que confiamos en la perspicacia de los lectores de este blog; ante la falta de tiempo y de espacio para realizar un examen pormenorizado de dichos riesgos (que nos parecen de todo punto evidentes) y la conveniencia de ser telegráfico; ponemos punto final a esta entrada reproduciendo las dos primeras acepciones del término prudencia en el DRAE como “templanza, cautela, moderación” y “sensatez, buen juicio” y parafraseando la célebre expresión de los interrogatorios forenses: “No hay más preguntas, señoría”.