Close

Declaración Europea de 23 de enero de 2023 sobre los Derechos y Principios Digitales para la Década Digital: El Sistema Digital Europeo (2)

Con esta entrada completamos la que publicamos en el día de ayer que, con el mismo título, dedicábamos a analizar la Declaración Europea de 23 de enero de 2023 sobre los Derechos y Principios Digitales para la Década Digital (2023/C 23/01).  

(…)

E) APLICACIONES SECTORIALES DEL SISTEMA DIGITAL EUROPEO

a) La inteligencia artificial

a.1) Principios

Nos parece extremadamente significativo que la DEPDD aborde las “interacciones con algoritmos y sistemas de inteligencia artificialdentro de su Capítulo III dedicado a la “libertad de elección”. Y decimos que esta ubicación nos parece extremadamente significativa porque en este sector se plasma con especial claridad el axioma del SDE que -según antes indicamos- es el humanismo digital cuando verificamos que comienza diciendo: “la inteligencia artificial debe ser un instrumento al servicio de las personas y su fin último debe ser aumentar el bienestar humano” (aptdo.8).

También resulta oportuno recordar, en este momento, que el segundo principio operativo instrumental del SDE que identificábamos en la DEPDD era el método de análisis coste/beneficio que destaca particularmente en materia de IA cuando la DEFDD proclama: Toda persona debería estar empoderada para beneficiarse de las ventajas de los sistemas algorítmicos y de inteligencia artificial, especialmente a fin de tomar sus propias decisiones en el entorno digital con conocimiento de causa, así como estar protegida frente a los riesgos y daños a su salud, su seguridad y sus derechos fundamentales” (aptdo.9).

En relación con este segundo principio, nos parece interesante recodar que el control de riesgos,  la adaptabilidad en el sentido de la adecuación del régimen de responsabilidad civil a los sistemas de IA de alto riesgo y de riesgo normal y la gobernabilidad fueron otros tantos “mandamientos” del decálogo de la inteligencia artificial ética y responsable en la UE que identificamos en estudios precedentes (el lector interesado en profundizar en la materia puede consultar el “Decálogo de la inteligencia artificial ética y responsable en la Unión Europea” antes citado).

También procede traer a colación -como antecedentes significativos- as dos resoluciones el Parlamento Europeo de 20 octubre 2020 sobre una inteligencia artificial ética y responsable. En este sentido, el 20 octubre 2020, el Parlamento Europeo (PE) aprobó dos Resoluciones que se refieren a la Inteligencia Artificial: La Resolución del Parlamento Europeo, de 20 octubre 2020, con recomendaciones destinadas a la Comisión sobre un marco de los aspectos éticos de la inteligencia artificial, la robótica y las tecnologías conexas (2020/2012(INL)) que lleva por título «Marco de los aspectos éticos de la inteligencia artificial, la robótica y las tecnologías conexas» y la Resolución del Parlamento Europeo, de 20 octubre 2020, con recomendaciones destinadas a la Comisión sobre un régimen de responsabilidad civil en materia de inteligencia artificial (2020/2014(INL)) que lleva por título «Régimen de responsabilidad civil en materia de inteligencia artificial».

a.2) Compromisos

A continuación, la DEPDD procede a desgranar los compromisos concretos que asumen el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión para que resulten eficientes las interacciones de las tecnologías de la digitalización con los algoritmos y los sistemas de inteligencia artificial. Podemos clasificar estos compromisos en las categorías siguientes:

a.2.1) IA ética

En esta primera categoría podemos incluir los compromisos de “promover sistemas de inteligencia artificial centrados en el ser humano, fiables y éticos a lo largo de todo su desarrollo, despliegue y uso, en consonancia con los valores de la UE” y de “adoptar medidas para garantizar que la investigación en inteligencia artificial respete las normas éticas más estrictas y la legislación pertinente de la UE”.

a.2.2) IA transparente

En esta segunda categoría podemos incluir el compromiso de “velar por un nivel adecuado de transparencia en el uso de los algoritmos y la inteligencia artificial y por que las personas estén informadas y capacitadas para utilizarlos cuando interactúen con ellos”.

En relación con este compromiso, nos parece interesante recodar que la “seguridad, transparencia y rendición de cuentas” fue el tercer “mandamiento” del decálogo de la inteligencia artificial ética y responsable en la UE que identificamos en estudios precedentes (el lector interesado en profundizar en la materia puede consultar el “Decálogo de la inteligencia artificial ética y responsable en la Unión Europea” antes citado)

a.2.3) IA equitativa

En esta tercera categoría podemos incluir el compromiso de “velar por que los sistemas algorítmicos se basen en conjuntos de datos adecuados para evitar la discriminación y permitir la supervisión humana de todos los resultados que afecten a la seguridad y los derechos fundamentales de las personas”.

En relación con este compromiso, nos parece interesante recodar que la que la “igualdad y la prevención de la discriminación automatizada” fue el cuarto “mandamiento” del decálogo de la inteligencia artificial ética y responsable en la UE que identificamos en estudios precedentes (el lector interesado en profundizar en la materia puede consultar el “Decálogo de la inteligencia artificial ética y responsable en la Unión Europea” antes citado)

a.2.4) IA neutral (o no invasiva)

En esta categoría podemos incluir el compromiso de “garantizar que las tecnologías como la inteligencia artificial no se utilicen para anticiparse a las decisiones de las personas en ámbitos como, por ejemplo, la salud, la educación, el empleo y la vida privada”;

a.2.5) IA segura

En esta categoría podemos incluir el compromiso de “proporcionar salvaguardias y adoptar las medidas adecuadas, en particular promoviendo normas fiables, para que la inteligencia artificial y los sistemas digitales sean seguros y se utilicen en todo momento con pleno respeto de los derechos fundamentales de las personas”.

En relación con este compromiso, nos parece interesante recodar que la “responsabilidad”, la “imputabilidad” y la “cobertura preventiva” fueron otros tantos “mandamientos” del decálogo de la inteligencia artificial ética y responsable en la UE que identificamos en estudios precedentes (el lector interesado en profundizar en la materia puede consultar el “Decálogo de la inteligencia artificial ética y responsable en la Unión Europea” antes citado así como la última entrada de este blog dedicada a la materia del pasado 19 de enero de 2023 titulada “La responsabilidad civil derivada de la aplicación de la inteligencia artificial. Un caso paradigmático. Ponencia en la Webinar de la Escuela de Práctica Jurídica del 18 de enero de 2023”; así como nuestro estudio “La responsabilidad civil derivada del uso de la inteligencia artificial y su aseguramiento”, publicado en la  Revista de la Asociación Española de Abogados Especializados en Responsabilidad Civil y Seguro n.º 76 (2020), pp. 79 a 104).

b) Mercados y servicios digitales

b.1) Principios

La segunda aplicación sectorial del sistema digital europeo que nos parece oportuno identificar dentro de la DEPDD se refiere a los mercados y servicios digitales, entendidos como el espacio económico digitalizado delimitado por la denominada Ley de Mercados Digitales (LMD), que es el Reglamento (UE) 2022/1925; y la Ley de Servicios Digitales (LSD), que es el Reglamento (UE) 2022/2065; publicados  en el DOUE del mes de octubre del año 2022 (el lector interesado en profundizar en esta materia puede consultar la serie de entradas que publicamos en este blog a partir del 21 de diciembre de 2022 referidas a la “Digitalización mercantil europea:  las Leyes Europeas de Mercados y Servicios Digitales”).

En este ámbito, el Capítulo IV de la DEPDD se refiere a la “participación en el espacio público digitaldiciendo -en su apartado 15- que “las plataformas en línea, en particular las plataformas en línea de muy gran tamaño, deberían apoyar el debate democrático libre en línea. Dado el papel de sus servicios en la configuración de la opinión y el discurso públicos, las plataformas en línea de muy gran tamaño deberían mitigar los riesgos derivados del funcionamiento y el uso de sus servicios, incluidos los relacionados con campañas de desinformación e información errónea, y proteger la libertad de expresión”. (la referencia que hace la DEPDD alas plataformas en línea de muy gran tamaño nos lleva a recomendar al lector interesado la consulta de las entradas de este blog de 3 de enero y de los días siguientes sobre “La Ley Europea de Servicios Digitales (LSD). El Reglamento (UE) 2022/2065” publicada en el DOUE del 27.10.2022, pp. L 277/1 y ss., donde detallamos el estatuto jurídico de los prestadores de servicios de plataformas en línea de muy gran tamaño y motores de búsqueda en línea de muy gran tamaño).

b.2) Compromisos

De forma análoga a lo que hemos señalado que sucedía con las  “interacciones con algoritmos y sistemas de inteligencia artificial”; a continuación, el Capítulo IV de la DEPDD -en el  epígrafe referido a la “participación en el espacio público digital”-  va desgranando los compromisos concretos que asumen el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión en este sector. Podemos clasificar estos compromisos en las categorías siguientes:

b.2.1) Mercados y servicios digitales libres

En esta categoría podemos incluir los compromisos de “seguir salvaguardando todos los derechos fundamentales en línea, en particular la libertad de expresión y de información, incluida la libertad y pluralismo de los medios de comunicación” y de “adoptar medidas proporcionadas para combatir todas las formas de contenidos ilegales, respetando plenamente los derechos fundamentales, incluido el derecho a la libertad de expresión y de información, sin establecer ninguna obligación general de supervisión o censura”.

b.2.2) Mercados y servicios digitales democráticos

En esta categoría podemos incluir los compromisos de “apoyar el desarrollo y el mejor uso de las tecnologías digitales para fomentar la implicación de las personas y la participación democrática” y de “apoyar el acceso efectivo a contenidos digitales que reflejen la diversidad cultural y lingüística de la UE”.

b.2.3) Mercados y servicios digitales transparentes

En esta categoría podemos incluir los compromisos de “crear un entorno digital en el que las personas estén protegidas contra la desinformación, la manipulación de la información y otras formas de contenidos nocivos, incluidos el acoso y la violencia de género” y de “capacitar a las personas para que puedan tomar decisiones concretas con libertad y limitar la explotación de las vulnerabilidades y los sesgos, en particular a través de la publicidad personalizada”. Asimismo,  podemos integrar el compromiso enunciado con ocasión del diseño de un entorno digital justo de que “toda persona debería poder elegir de manera efectiva y libre qué servicios digitales utiliza sobre la base de información objetiva, transparente, fácilmente accesible y fiable”.

b.2.4) Mercados y servicios digitales competitivos e innovadores

En esta categoría podemos integrar el compromiso enunciado con ocasión del diseño de un entorno digital justo de que “toda persona debería tener la posibilidad de competir en condiciones equitativas e innovar en el entorno digital. Esto también debería beneficiar a las empresas, incluidas las pymes” y, en especial, de “velar por un entorno digital seguro y protegido, basado en la competencia leal, en el que los derechos fundamentales estén protegidos, los derechos de los usuarios y la protección de los consumidores en el mercado único digital estén garantizados y las responsabilidades de las plataformas, especialmente los grandes operadores y los guardianes de acceso, estén bien definidas”; y de  promover la interoperabilidad, la transparencia, las tecnologías y normas abiertas como forma de reforzar aún más la confianza en la tecnología, así como la capacidad de los consumidores para tomar decisiones autónomas y con conocimiento de causa.